Ich bin ein Berliner

Pasear por Berlín es empaparse de historia, arte, música, moda y arquitectura, un sinfín de motivos por los que, para mí, es la ciudad más atractiva de Europa. A los dos nos hipnotizó, ese “algo” que no se puede describir y que sólo entiende la gente que ya ha estado. Como no podía ser de otra manera, esta extraordinaria metrópoli presidirá nuestro blog allá dónde vaya, y aquí voy a explicar el por qué. Y es que en Berlín es posible conocer Historia, no sólo de Alemania, sino de todo el viejo continente. Aquí se pueden palpar también las últimas tendencias culturales, y por supuesto, deleitarse con una de las escenas nocturnas más divertidas del mundo. Cuando la recorres te das cuenta de la transformación de una ciudad, una urbe devastada por las guerras, separada hasta hace tan sólo 22 años, pero que se ha convertido en una capital moderna y cultural, ejemplo del progreso después de su casi total destrucción en la Segunda Guerra Mundial.

Parafraseando a Nirvana, Berlín huele a juventud. Es la ciudad más joven de Europa, y probablemente, también una de las más acogedoras, fruto de un mestizaje que se manifiesta en cada rincón. La flamante Torre de TV luce imponente desde todas las esquinas de la ciudad. Está ubicada en Alexander Platz, la plaza más carismática de Berlín, con permiso de la Potsdamer Platz, moderna y vanguardista donde las haya, y en dónde curiosamente se instaló el primer semáforo de Europa, los famosos Ampelmann, tan comercializados hoy en día.

Las Catedrales gemelas alumbran la Gendarmenmarkt, otra importante plaza berlinesa, y sin duda la más bella. Me encanta pasear por Unter Den Linden, una avenida muy agradable y llena de árboles, en la que se sitúan las tiendas de lujo y los concesionarios de coches. Esta calle desemboca en el monumento por excelencia de Berlín, la Puerta de Brandenburgo. Preciosa de día y de noche, es el símbolo de una capital fascinante.

Merece la pena acercarse al monumento al Holocausto judío, un homenaje a tanta gente que perdió la vida brutalmente hace no tanto tiempo, víctimas inocentes de una guerra terrorífica. El Reischtag (Parlamento) y su cúpula de Norman Foster simbolizan la reunificación alemana, una división que marcó al país entero y sobre todo a su capital, en la que el Muro de la “vergüenza” como lo llamaban, separó a familias enteras durante 28 años, sin poder asomarse siquiera a mirar hacia el otro lado. Una barbarie que nos da pistas del por qué del Berlín actual. Un sufrimiento perpetuo que gracias al esfuerzo de los berlineses está cada vez más superado.

Precisamente en el Muro, miles, millones de personas han aportado su granito de arena en la decoración. Solo quedan unos pocos tramos, uno de ellos reconvertido en galería de arte, la East Side Gallery. Aquí se pueden ver murales y graffitis míticos, y otros más amateurs, pero no por ello exentos de belleza. Un colorido espectacular en uno de mis lugares favoritos de la ciudad.

En general cada rincón tiene su encanto. Es precioso perderse por sus calles, los diferentes barrios que rodean el ensanche berlinés reflejan una multiculturalidad envidiable, una mezcla de creencias y razas en perfecta armonía. Hay lugares mágicos, incluso estaciones de tren que se graban a fuego en la mente. Aunque la ciudad se recupera año a año, aún se notan los retazos de la ocupación comunista durante la Guerra Fría, y es en ese lado de la urbe dónde los edificios son más decadentes, casi en ruinas, pero aprovechados siempre para galerías de arte, centros culturales, o simplemente para tomar una copa con buena música y en buena compañía.

Es el caso de Tacheles, antigua cárcel nazi, ahora reconvertida en el centro cultural alternativo más famoso de Berlín. En realidad es una casa okupa, dónde los artistas crean sus obras y las plasman en las plantas más bajas del edificio. Llaman la atención sobre todo los pasillos y escaleras, cubiertos de pintadas y basura, donde jamás ha pasado un servicio de limpieza. En los pisos superiores se ubican salas de electrónica dónde los DJ´s pinchan sesiones a diario.

Pero lo mejor de Tacheles es la terraza, chiringuitos playeros donde poder disfrutar de una buena cerveza de trigo, la Weissbier, sobre la arena berlinesa. Un ambiente alternativo en un marco cosmopolita y cuya visita es obligada siempre que se viaja a Berlín.

Cae la noche y Oranienburger Straße es la calle perfecta para cenar y tomar unas copas, también Friedenstraße es otra travesía interesante para salir y divertirse. En general cualquier calle berlinesa  es buena para disfrutar de la noche. La vida nocturna de Berlín es única, un desenfreno constante que hace que la ciudad practicamente no duerma, y que se escuche música a todas horas. Las discotecas de Berlín también son famosas: Berghain, Watergate, Weekend, en su mayoría de música electrónica, aunque también hay rincones más underground como el Knaack Klub, donde habitualmente se celebran conciertos de indie y rock, y nuestra adorada Matrix.

La última vez que estuve en Berlín fue en verano de 2010, con Naiara claro, y unos cuantos amigos más. Fueron varios días con una temperatura que rozaba los 40 grados, por increíble que parezca. Por eso no dejamos escapar la oportunidad de darnos un baño en Badeschiff, una piscina flotante sobre el río Spree. Aquel fue probablemente el baño más peculiar de mi vida. Fueron unas vacaciones inolvidables, que me dejaron aún más prendado de esta bella ciudad.

Lo cierto es que en cuanto pisas Berlín no te sientes extraño, es una ciudad acogedora, que te abraza rápidamente y te embauca con esa mezcla cultural, histórica y artística inigualable. Ya no se oyen bombardeos, ahora se mira hacia el futuro. Para mí, es la ciudad perfecta, tiene de todo y para todos, y si acaso, sólo le faltan más visitas por nuestra parte.

Me viene a la cabeza la célebre frase que dijo JFK para solidarizarse con el Pueblo nada más levantarse el Muro , Ich bin ein Berliner (“Yo soy ciudadano berlinés”). A decir verdad, yo también me siento en parte ciudadano de Berlín, ¿y tú?

Por Ignacio (@iaranburu10)

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Lugares

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s