Vitorianos de un lugar llamado mundo: Leire Luquin

“Hola, yo soy Leire. Tras terminar mis estudios, no encontrar un trabajo que me hiciera sentirme realizada y las ganas que siempre había tenido de irme de cooperante aquí estoy durante tres meses en Jericó (Colombia), un pequeño y colorido pueblo de gente amable. Conseguí marcharme gracias a una beca de cooperación del Gobierno Vasco. La zona donde vivo es una zona montañosa rica en plantación de bananos, café, maíz, diversidad de frutas (lulo, maracuyá, mora, guayaba…) y verduras.

Seguro que al pensar en Colombia estáis pensando en violencia, drogas, operaciones de estética y secuestros. Antes de viajar aquí tenía una visión parecida pero os puedo asegurar que se me han roto todos los esquemas, donde yo vivo es todo lo contrario. Jericó es un pueblo de 18.000 habitantes tranquilo, humilde y seguro. Desde el primer día la gente se ha acercado a ofrecernos todo tipo de ayuda y su amabilidad hace que nos encontremos como en casa, lo poco que tienen te lo ofrecen.

Vitorianos de un lugar llamado mundo: Leire Luquín

Chorros de Quebradona

El proyecto que estoy realizando junto con mis otras tres compañeras se centra en una de las tres escuelas que tiene el pueblo, la escuela Normal Superior de Jericó. Así que una vez que aterrizamos y padecimos las consecuencias del jet lag, nos pusimos a realizar un diagnóstico donde vimos una mayor necesidad de trabajo en la primaria. Una vez detectadas las necesidades y con los diferentes perfiles profesionales (2 educadoras infantiles, 1 educadora social y 1 psicóloga) decidimos hacer nuestro propio proyecto. Por lo que nuestro proyecto es variado, desde clases de apoyo y conducta, talleres de sexualidad y abuso sexual, escuela de padres y casos individuales.

A veces, se hace duro ayudar a niños/as que no hacen caso a ninguna de las exigencias que les das y otras tantas veces te enfadas, pero también hay muy buenos momentos donde te ríes  y juegas con ellos/as, donde lo poco que les ayudas te lo agradecen con una gran sonrisa cada vez que te ven, donde en cuanto sales a la calle te acorralan y achuchan. Otro de los momentos importantes vividos aquí, fue haber tenido la oportunidad de visitar la zona de las veredas, en las veredas vive gente campesina y en cada vereda hay una escuela con un único maestro, por lo que la educación es más autónoma y centrada en el alumno y sus capacidades.

Vitorianos de un lugar llamado mundo: Leire Luquín

Zona de las veredas

En cuanto al choque cultural, es ahora cuando poco a poco nos vamos dando cuenta de las diferencias y aunque a pesar de ser latinos, somos diferentes tanto en el lenguaje como en la cultura. La cultura colombiana es muy religiosa, tanto que en este pueblo hay unas 17 iglesias y capillas por lo que os podéis hacer idea la de misas que puede haber a lo largo del día. Otro de los aspectos a destacar es que inician relaciones de pareja a temprana edad por lo que nos podemos encontrar a adolescentes con dos o tres hijos/as a su cargo.

Uno de los aspectos que me gusta de la cultura de Colombia es que es una cultura colectivista donde siempre están dispuestos a ayudar al otro, a quien lo necesita aunque no le conozcan. Qué deciros de la fiesta, la cerveza, el Ron Medellín y el guaro (aguardiente) son cabeza principal del cartel, el reggeton, el ballenato, la salsa, el merengue y la bachata hacen todo lo demás. Ver cómo bailan los colombianos es todo un espectáculo que mucha gente torpe como yo, admiran.

Vitorianos de un lugar llamado mundo: Leire Luquín

Pueblo de Jericó

Una de las zonas que más me gusta de Jericó es el morro, un pequeño montecito donde suben niños/as y adultos a  elevar cometas, es increíble la afición que tienen, lo lejos que las mandan y el manejo que tienen. Es tanta la afición que se tiene, que incluso en agosto se celebra el festival de la cometa donde participan niños/as y adultos que durante tiempo han estado construyendo su avión con ilusión.

Todavía me queda mes y medio para disfrutar de esta experiencia y mucho por conocer y ver, tanto, que aún no me he ido y sé que algún día volveré a pasear por las coloreadas calles de Jericó”.

Leire Luquin

Anuncios

Deja un comentario

Archivado bajo Colaboraciones

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s